Aquí se trata de ganar, no de gustar

“Ganamos pero no jugamos a nada. Así vamos a fracasar en el Mundial otra vez”. 

“Tenemos grandes futbolistas pero jugamos pésimo, y no es la primera vez”. 

“No nos hemos podido recuperar de la goleada. Por eso no alcanzamos nuestro mejor nivel”.

¿Les suenan conocidas estas tres frases? Bastante ¿no? Pues quizá no deberían, porque las primeras dos fueron dichas por un periodista inglés y uno francés, y la tercera nada menos que por Gianluigi Buffon.

Por supuesto suenan muy parecidas a las que se escuchan cada vez que juega México. Y eso nos sirve para entender que no estamos solos en el mundo. Salvo en Alemania, España y Brasil, parece que a nadie le gusta como juega su selección.

Y tiene lógica. El siglo XXI ha cambiado por completo la percepción del futbol en el público. En primer lugar, ha juntado a las mayores estrellas en los mejores equipos y en segundo nos ha acostumbrado a verlas cada fin de semana.

Antes no era así. Los grandes de Europa tenían a uno o dos megacracks y el resto eran buenos jugadores pero no excepcionales. Y solo se podían ver uno o dos partidos de liga y Europa por semana, no todos.

Si a eso le sumamos que los mejores del mundo no solo juegan juntos sino que entrenan juntos diario bajo el mismo sistema, podemos entender aún mejor que nos hemos acostumbrado a ver el mejor fútbol en la historia de la humanidad.

En comparación, las selecciones nacionales hacen lo que pueden. Se juntan cada mes, por cinco días, muchas veces bajo técnicos que tienen ideas distintas a las de los clubes de sus mejores jugadores. Y al lado de esos cracks en general no hay otros cracks sino futbolistas promedio. Es lógico que el nivel no sea el mismo.

La prioridad se vuelve entonces ganar. Más o menos como sea. Hoy leía al excelente periodista español Enrique Ballester, que decía que, para él, la gran España de hace unos años sólo jugó dos partidos buenos (ante Rusia ‘08 e Italia ‘12). Sólo dos. Si uno de los equipos más recordados de la historia apenas pudo alcanzar su tope un par de veces, ¿qué podemos esperar de los demás?

Quizá en el Mundial, con un poco más de tiempo se vean mejores cosas, pero ahora, en Francia, Inglaterra, Italia… y México, deberíamos tener claras las prioridades. Si se juega bien, mejor. De otro modo, los tres puntos valen, y si no, pregúntenle a Argentina, Ghana o Chile.

Martín del Palacio

Sígan a Martín en sus redes sociales y si se lo encuentran, invítenle una chela:

Comentarios

Martín del Palacio

Periodista mexicano. Vivo en Europa. Colaboro en medios internacionales. Fútbol y política internacional.