ColumnasFutbol NacionalLiga MX

El dominio de los equipos regios llegó para quedarse

Más vale que empecemos a acostumbrarnos, el dominio de los equipos regios en el futbol mexicano llegó para quedarse, y en los próximos años va a ser cada vez más natural verlos en finales, saliendo campeones e incluso ganando la Concachampions.

A lo largo de su historia, el futbol mexicano ha sido de ciclos. En los cincuenta y sesenta fueron las Chivas. En los setenta, Cruz Azul. La siguiente década fue para el América y los noventa los compartieron Necaxa y Toluca. En los 2000 la cosa estuvo más pareja, aunque los Diablos y Pachuca marcaron el paso. La década actual ha sido la de Tigres, y no parece que la cosa vaya a cambiar.

¿Cómo lo puedo afirmar con tanta seguridad? Si se puede mencionar una característica evidente en el futbol mundial del siglo XXI es que las diferencias económicas entre los equipos poderosos y los demás se han acentuado, y en consecuencia, dichas escuadras han pasado a dominar sus ligas.

Aunque hay quien dice que el dinero no compra títulos, la realidad es otra. No sucede en cada caso pero la tendencia a nivel planetario es que los equipos que invierten más en sus plantillas salen campeones más a menudo. Es clarísima e innegable.

Por mucho tiempo, en México no sucedió así por la particular configuración de la liga. Durante por lo menos dos décadas había una decena de equipos amparados por empresas que competían más o menos en igualdad de circunstancias. Sí, había unos más ricos que otros pero la diferencia no era suficiente como para establecer un dominio claro. Eso, sin embargo, ha cambiado en los últimos años.

Curiosamente, no es tanto que los equipos regios hayan invertido más –que sí lo han hecho- sino que casi todos sus rivales no han podido mantener el paso por problemas económicos propios.

El América sufre en carne propia la crisis económica general de Televisa. A Pumas le pasa lo mismo con ICA. Santos y Toluca dejaron de ser propiedad de una empresa y se convirtieron en equipos de particulares. Pachuca y León rompieron su asociación con Slim. Cruz Azul saca dinero de alguna parte, pero pues es el Cruz Azul, y Chivas ha invertido a partir de sus enormes ingresos en nuestro país y Estados Unidos, pero la limitación de sólo jugar con mexicanos es un hándicap importante.

Sólo hay dos equipos que son propiedad de grandes empresas, que además están dispuestas a invertir en ellos. ¿Cuáles son? Adivinaron: Tigres y Monterrey.

Eso no quiere decir que los equipos regios van a ganar todos los títulos. El sistema de torneos cortos y liguillas garantiza que no sea así, pero la tendencia va a ser clarísima. En el largo plazo, serán los equipos más exitosos con diferencia, como está siendo ya en este momento.

¿Se puede competir contra ellos con buen trabajo administrativo y fuerzas básicas? Sí, en instancias puntuales. Pero si algo nos ha mostrado el siglo XXI es que, en el futbol, dinero mata todo, y mientras los otros equipos no consigan por lo menos acercarse a la inversión de los regios, les tocará ver los toros desde la barrera, nos guste, o no.

Martín del Palacio

Sígan a Martín en sus redes sociales y si se lo encuentran, invítenle una chela:

Comentarios

Periodista mexicano. Vivo en Europa. Colaboro en medios internacionales. Fútbol y política internacional.

FOLLOW @ INSTAGRAM