ColumnasSecciones

Donald Trump vs “Bad deportistas”

Donald Trump vs “Bad deportistas”. Es bien sabido por todos la postura que ha tomado el Presidente de los Estados Unidos de Norteamerica, Donald Trump, respecto a cierto sector del deporte profesional en ese país. Es interesante conocer los motivos y personajes involucrados, que han desatado esta forma de pensar y actuar del excéntrico millonario, que actualmente ocupa uno de los puestos más poderosos del mundo.

Colin Kaepernick. Llevó a los 49ers al Super Bowl 2013. Trump empezó su campaña de desprestigio en contra del deporte contra este señor, por no cantar el himno nacional de su país y por arrodillarse durante el mismo, como signo de protesta por la discriminación contra las personas afroamericanas (o de raza negra).

Embed from Getty Images

Esto desató protestas similares por parte de otros jugadores, incluso de otros deportes como el básquetbol. Por lo cual en su momento, el jefe de la NBA dijo sentirse orgulloso “de que nuestros jugadores asuman un papel importante en sus comunidades y sean activos en la crítica de asuntos importantes”. Esto fue en apoyo a que los Warriors se negaran a visitar la Casa Blanca pese a la invitación que les hizo el copete Trump. Robert Kraft, dueño de los Patriotas de Nueva Inglaterra, se dijo decepcionado por los comentarios divisorios de Trump. Shahid Khan, dueño de los Jacksonville Jaguars, ha sido más hiriente: “ha sido elegido presidente cuando quizá su gran objetivo era ser dueño de un equipo de la NFL. Trata de ensuciar una liga y una marca de la que está celoso”. Stephen Ross, dueño de los Delfines de Miami, también criticó a Trump: “nuestro país necesita un liderazgo unificador en este momento, no más divisiones. Necesitamos tratar de entendernos y tener un discurso civil en lugar de condenas y mordiscos. Los que se arrodillan quieren hacer de nuestro mundo un mejor lugar para todos”.

Benjamin Watson de los Baltimore Ravens también ha hablado de Trump. Declaraciones como que no estaba decepcionado de que Trump no condenara el supremacismo blanco porque era lógico que Trump no criticara a quienes lo han apoyado en su campaña. [Golpazo]. Reconoce que Watson inició el debate en torno al racismo, pero no está de acuerdo con esa forma de protesta. Sin embargo, aclara que nadie se escandaliza porque los fotógrafos y demás personal no saluda la bandera ni canta el himno pero se le reclama a Kaepernick.

 

Bill Bradley exsenador demócrata de Nueva Jersey y campeón de la NBA hizo un pronunciamiento público para rechazar los comentarios de Trump. Vamos que si es demócrata es además una obviedad lo que tiene que decir de Trump.

Los comentarios de Trump en torno a “poner en orden” el deporte y los deportistas ni siquiera fueron bien vistos por sus amigos. Bob McNair, dueño de los Houston Texas, llegó a criticar a Trump diciendo que “sus comentarios fueron divisorios y contraproducentes para lo que nuestro país necesita ahora”. Algo similar dijo Jhon Mara, dueño de los Gigantes de Nueva York, “comentarios como los que escuchamos del presidente son inapropiados, ofensivos y nos dividen”. Pero la crítica más fuerte vino de Mark Cuban, dueño de los Dallas Mavericks, diciendo que Trump no pone atención a la labor social que hacen los equipos deportivos desde sus fundaciones, además le dijo: “si deseas mantener la política y el deporte separados, no aceptes dinero de ninguna persona de deportes”. Bueno, aquí el problema es que a Trump no le interesa hacer esa separación, porque “America First” es el concepto supremacista que maneja y se mueve en todas las áreas, no sólo en la política.

En el pleito de las visitas a la Casa Blanca, Lebron James, de los Cleveland Cavaliers, le espetó a Trump: “visitar la Casa Blanca era un honor hasta que apareciste tú”.

Sus acciones han tenido consecuencias en deportistas de otros países. Cuando Trump vetó migratoriamente varios países (entre ellos Somalia), Moa Farah, atleta británico residido en EUA, le dijo a Trump que es “un ignorante y prejuicioso”. Martina Navratilova, extenista, se expresó diciendo que sabía que EUA era racista pero no tanto y que tampoco sabía que fueran tan sexistas.

La respuesta ante las declaraciones no se ha hecho esperar. Incluso Richard Sherman de los Seatle Seahawks llamó a la gente a no aceptar a Trump porque divide al país y que no se debería tolerar esa política de división.

Roger Goodell, comisionado de la NFL, se colocó a favor de los jugadores. Sin embargo, Trump le acaba de decir que “el comisionado ha perdido el control de una desangrada liga. ¡Los jugadores son los jefes!”. Puede que a Trump le parezca irreal que los jugadores tengan tanta libertad en sus ligas, pero es que así funciona el deporte en EUA, los jugadores se han organizado y protegido contra abusos en el pasado y las ligas lo han aceptado, Trump no puede venir a destruir décadas de trabajo sobre la seguridad laboral de los deportistas de trabajo conjunto entre jugadores y directivas.

Hasta Tom Brady, de los Patriotas de Nueva Inglaterra, quien había apoyado a Trump, también declaró estar contra el discurso divisorio de Trump.

Pero los problemas de Trump no inician en su presidencia, algunos son anteriores, precisamente por tarado y racista. James Toney, boxeador negro, trató de contratar uno los casinos de Trump en Atlantic City para una pelea, pero Trump lo menosprecio. Por lo que Toney actualmente le dedica insultos muy lindos que no podemos reproducir aquí.

Embed from Getty Images

Otros jugadores que han criticado a Trump son Kobe Bryant, ex de los Lakers, Chris Paul de los Houston Rockets y Odell Beckham Jr, de los Gigantes de Nueva York.

Un escándalo que no ha aparecido mucho en la prensa en español es sobre Mike Tyson. Cuando eran amigos, Trump lo defendió públicamente cuando se le sentenció por violación. Sin embargo, años más tarde Tyson se presentó en el despacho de Trump con una revista que tenía fotografías de la esposa de Tyson en un yate de Trump donde el titular decía “Se acuesta con la esposa de Tyson”. Donald lo negó todo. Ojalá y ahí le hubiera partido su mandarina en gajos.

Embed from Getty Images

Comentarios

Escritor, traductor e historiador. ¡El Peluca sabeee!

FOLLOW @ INSTAGRAM