El Pizarrin TaberneroFutbol InternacionalSecciones

El “Dream Team” De Cruyff

Johan Cruyff, fue un gigante del fútbol internacional, como jugador y como técnico. Y entre gigantes se llaman y esto quedo demostrado cuando coincidió en su etapa de entrenador en el Barcelona, con algunos de los jugadores mas importantes de principios de los 90’s. Cruyff decía que “todo el mundo sabe jugar al futbol si le dejas 5 metros de espacio” y como director técnico tuvo la oportunidad  para probar su punto. La idea de ‘El Flaco’, era “jugar arriba, atacar arriba y defender arriba”, mientras más arriba mejor porque en la brutalidad de ese campo de batalla que no concedía espacios sólo los mejores sobrevivirían… y los mejores estaban con Cruyff, pues dirigía el famoso “Dream Team Catalán” con Hristo Stoichkov, Michael Laudrup, Pep Guardiola, Ronald Koeman, entre otros.

Cruyff selecciono a cada uno de sus jugadores, en base a sus características y la funcionalidad táctica que buscaba. Dentro de este encuadre estratégico, no necesitaba un 10 para generar peligro y goles, no señor, necesitaba de dos posiciones claves: un centro campista ofensivo que llevara la batuta en la generación de juego, lo que hoy se conocería como un falso nueve, una posición entre delantero y centrocampista, en donde en el cerradísimo espacio que habitara pudiera generar huecos en el carril central y habilitar la llegada por las bandas y las diagonales. Una vez generado el espacio, el nueve de área era la siguiente figura clave para culminar las jugadas y concretar en goles. En varios equipos, Cruyff tuvo buenos nueves como Julio Salinas o Van Basten, pero el mejor nueve que tuvo fue Romario.

Esto fue lo que se dijo de Romario al llegar al Barcelona “En el Barça (de Cruyff) un buen delantero debe saber mover el balón con rapidez, aunque disponga de un espacio reducido de terreno, estar siempre cerca de la portería en el momento de recibir la pelota para intentar el remate. Romario es este tipo de futbolista que no necesita correr para jugar bien y que puede hacer mucho daño en un espacio reducido”.

Para muchos, Romario fue el mejor futbolista de fondo, mejor que Pelé o Maradona, es decir, Romario en los últimos 15 metros de la cancha te resolvía el partido. En lugar de iniciar la jugada en media cancha y de correr una carrera de 30 metros, sólo tenías que llegar al final y darle el balón, para que Romario se encargará del resto. Laudrup, Bakero e incluso el mismo Guardiola (quien años despues aplico las enseñanzas de su maestro Cruyff, al consolidar el concepto del falso nueve con Messi), se convirtieron en sus mejores generadores de oportunidades.

Cruyff decía que todos sus jugadores deberían correr 15 metros y no más. Quien “trabajara de más” tenía que ser corregido, Romario se adaptó estupendamente a esa idea. A esto deberíamos considerar que Romario casi nunca fallaba, tenía un alto porcentaje de aciertos, 39 goles en 65 juegos, fueron su legado con la playera ‘blaugrana’, los suficientes para alcanzar el titulo de liga en España, la Super Copa de España y la distinción de ‘Pichici’ durante su corta estancia; fue un gran definidor. Sin duda pudo alcanzar la cúspide con el Barcelona, pero su deseo por regresar a Brasil, pudo mas y al final de cuentas, ya no tenia nada que demostrar.

Foto de www.sport.es

Johan Cruyff también enriqueció ese fútbol de toque y creatividad, inyectándole más potencia en la zona de ataque, con dos delanteros que jugaban abiertos por las bandas: Stoichkov por la izquierda y Txiki Begiristain por derecha. Con este sistema se aumentaban las opciones de gol, pues el volumen de juego generado crecía en virtud a que las llegadas del conjunto azulgrana al área enemiga comprometían seriamente las defensas del equipo contrario. Esto originó toda clase de comentarios y sus críticos señalaban que este estilo de juego hacía más vulnerable al Barça debido a la poca atención que el equipo prestaba a línea defensiva y para muestra era el que jugaban con linea de 3-4-3. De ahí su importancia el que presionara al rival desde su cancha, la posesión era vital.

Pero todo lo bueno, debe llegar a un final. El 18 de mayo de 1994 el ‘Dream Team’ sufrió en Atenas el golpe más fuerte hasta ese momento. El equipo de Johan Cruyff partía como gran favorito para llevarse su segunda Liga de Campeones, dos años después de la gloria de Wembley, enfrente tenia al AC Milan de Fabio Capello. El marcador fue de 4-0 en contra del cuadro catalán, dando como resultado el principio del fin del ‘Dream Team’. Los dos primeros tantos fueron anotados por Massaro, el tercero por Savicevic y el cuarto y último por Desailly.

Al final, con la destitución de Cruyff del club azulgrana terminó la etapa brillante del ‘Dream Team’ y dividió al barcelonismo entre quienes eran partidarios del entrenador holandés (‘cruyffistas’) y quienes eran solidarios con el presidente de la época Josep Lluís Núñez (‘nuñistas’). Pero es innegable, que el entrenador holandés logró su objetivo de deslumbrar e ilusionar a todos los seguidores ‘culés’ y motivar a los partidarios y aficionados al fútbol de esa década, había logrado formar una nueva escuela.

Escritor, traductor e historiador. ¡El Peluca sabeee!

  • dgarcia

    Yo solo diré que este equipo fue escalón para que mi amado Milán consiguiera su quinta Champions con un contundente 4-0 en la final de Atenas.

  • Super Empujo

    Que gran equipo era ese Barcelona. Veo mucha influencia de Cruyff en el sistema del Guardiolismo, donde la posesión lo es todo junto con los toques rápidos.

  • Gran equipo, pero superado por el Barcelona de Guardiola, en mi opinión

    • Super Empujo

      Pero hablas de que el Barcelona de Guardiola tenía el mejor medio campo de sus tiempos, sumado a un fenómeno como lo es Messi. Lo anterior era clave para su estilo. Súmale a que los grandes de Europa competían a otro nivel en los 90’s.

      De un tiempo para acá esos grandes no existen algo 3 o 4 exepciones .

  • Este fue el equipo que sentaría las bases para lo que decadas más tarde harían Rijkaard y Guardiola con el Barcelona

FOLLOW @ INSTAGRAM