ColumnasFutbol Nacional

Los dueños del balón

En el fútbol mexicano, pareciera que la época de los caciques del balón lejos de desaparecer, se está afianzando más, el caso de Oswaldo Alanís nos los volvió a recordar; pareciera que todo se olvida muy pronto. Y es que mientras la FIFA voltea para otro lado y hace de cuenta que no pasa nada, aquí los dueños de los equipos hacen y deshacen a su antojo; el pasarse por el arco del triunfo todas las reglas de ética y justicia que existen en el fútbol, pareciera que es requisito para ser dueño de un equipo en México.

La FEMEXFUT ya sabemos a quién sirve y rinde cuentas; pensar que Bonilla o Decio van a intervenir contra sus patrones, es hacerse “chaquetas mentales”. La famosa Comisión del Jugador, siempre existió como un organismo títere, una mera pantalla para medio maquillar los feudos de poder. La presión y reflectores de la prensa sobre estos asuntos es hipócrita y corta, a ellos les importa vender la nota y nada más. Y hablar de la unión entre compañeros de profesión (jugadores), es hablar de un vínculo tan real como Santa Claus.

Con este panorama ¿Realmente le sorprende a alguien que casos como el de Alanís, sean algo común? Y es que imaginen el hecho de que esto se hizo público porque se habla de un seleccionado nacional, pero existen otros tantos casos iguales o peores, pero que no llaman la atención del escrutinio del país, esos famosos jugadores “no mediáticos” que están a la intemperie de sus amos, abandonados a su suerte por sus propios compañeros.

Los dueños del balón se han cansado de mandar el mensaje fuerte y claro: “Son mis canicas y con mis canicas yo hago lo que quiera”. El infame pacto de caballeros es su mejor arma, ya que los dueños de los equipos podrán odiarse y tener diferencias marcadas, pero a la hora de cubrir su millonario negocio, todos son ‘amiguitos’, son la prueba de que la unión hace la fuerza. Pero quizás ahora, por fin podríamos estar ante la posibilidad de ver como se peleé una batalla que logre algo histórico. Y es que al margen de este nuevo caso, una pálida pero quizás valiente protesta se ha alzado, la del nuevo organismo creado por cabecillas de peso pesado entre jugadores y sobre todo, seleccionados nacionales: la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales.

Al frente de este nuevo organismo, hay caras conocidas como la de Rafael Márquez, Guillermo Ochoa, Javier Hernández, Héctor Moreno, Andrés Guardado, entre otros; y justamente el día de hoy por la tarde difundieron un comunicado con una frase que suena directa: “Cansados de que algunos directivos de clubes mexicanos continúen con prácticas que buscan ejercer presión…”. ¿Será que por fin los jugadores se puedan unir en una causa común, para pelear por sus derechos? Y es que esta oportunidad es de ahora o nunca, mucho tiempo los jugadores han evitado la confrontación con los directivos y dueños, por miedo a quedarse sin trabajo y precisamente por no tener estandartes valiosos de su lado, hablando de jugadores con reflectores y sobre todo, seleccionados nacionales.

Y es que esa es la clave para terminar con esto, darle a la FMF donde más le va a doler y que no es otro lado que su gallina de los huevos de oro: la selección mexicana. Si se revelan los “activos” de ese negocio millonario, estoy seguro que los directivos no tendrán otro camino mas que el dialogo. Con un mundial próximo y con jugadores de peso respaldando a los oprimidos, no les conviene ponerse en un plan terco y de alguna forma, tendrán que ir cediendo en las negociaciones. Pero si aún y con esto, todos los jugadores no levantan la voz como un gremio y piden una mesa de diálogo para terminar con todo esto, quiere decir que nunca lo harán. Si no apoyan de verdad, este nuevo organismo y su protesta, este terminara muriendo de una forma u otra, como pasa con todo movimiento al que muy pocos apoyan.

Oswaldo Alanís, puede ser aquel jugador que una al resto en un frente común y que tenga posibilidades reales de lograr avances. Hablando de antecedentes similares, los árbitros ya pusieron el ejemplo, lograron parar una liga y obligar a los involucrados a ir a una mesa de dialogo. Esta es la primer batalla que deben ganar y si lo logran, la siguiente deberá ser desaparecer el Draft… un paso a la vez. Esperemos ver la unión de todo un gremio y no lo que siempre pasa, silenció e indiferencia.

Poblano de nacimiento y de corazón, licenciado en comercio internacional por vocación y portero por amor a la posición.

  • Parece que seguimos a principios de siglo pisoteando los derechos laborales de los trabajadores, que eso son los futbolistas, mucha culpa tienen ellos por dejarse, esperemos que la famosa asociacion de futbolistas tomen coraje y actue para defender a Alanís, mientras tanto los directivos mexicanos siguen ayudandose para pisotear al futbolista en México, es tremendo como seguimos en usos y costumbres aberrantes, en fin, sólo los futbolistas tienen en su poder cambiar esto.

    • Super Empujo

      Siempre lo han tenido hablando del poder para cambiar esto. Pero pareciera que no han querido por miedo a represalias. Hasta los árbitros ya les pusieron el ejemplo.

  • dgarcia

    Aquí es donde los seleccionados nacionales y jugadores con mucho peso en sus equipos deben “aprovechar la situación” para ponerse de huevos contra los directivos, que si, es su dinero y su inversión pero tampoco se trata de destruir carreras como comúnmente lo hacen.

    • Super Empujo

      Es su dinero e inversión, pero al final de cuentas los jugadores son la materia prima. Como dices, si los estandartes no levantan la voz, entonces cuando? Los seleccionados ya hicieron su parte cuando ellos están tranquilos en Europa…los interesados más cercanos son los que deben ejercer más presión.

FOLLOW @ INSTAGRAM