Vamos a tratar de ser lo mas honestos posibles: ¿Para qué nos hacemos ilusiones imaginándonos en instancias finales? Por más que el técnico Juan Carlos Osorio nos diga lo contrario y viendo el panorama completo, hay pocos motivos para ilusionarse en el siguiente mundial. La razón es muy simple, no puedes hacer un equipo que aspire a competir en la élite del fútbol cuando ni siquiera has encontrado un estilo y base de juego, restando solo 4 juegos de preparación, ya no se diga ilusionar en hacer un equipo campeón del mundo. Y lo anterior lo digo, en razón de las exigencias de la afición donde esperan demasiado de un equipo que no da para eso.

Embed from Getty Images

Las selecciones que van a disputar el titulo, no solo ya están bien establecidas desde que concluyeron sus respectivas eliminatorias, sino que son equipos conformados y con un estilo e identidad de juego marcados desde que comenzaron procesos con sus actuales técnicos. México no ha dado razones para estar considerada dentro de ese selecto grupo. Luego entonces si estamos fuera de la élite ¿Cual debe ser pues la meta aspiracional al alcance del tricolor? Más bien la pregunta debe ser si México puede llegar al soñado quinto partido fuera de México, pues fuera de la localía en las Copas del Mundo, no hemos pasado de octavos. Lo importante hoy es llegar a cuartos de final, ya si pasamos de ahí o no, será otra historia. No podemos dar saltos que no van. Sólo hemos llegado a cuartos en México 70 y México 86, nunca más, el próximo paso en el fútbol es superar la barrera de octavos, llegar a cuartos de final fuera de México. Y ese logro no es para menos como algunos ingenuos lo piensan, nos pondría dentro de los mejores 10 del mundo y seria un paso anímico importante para terminar bien un proceso que sigue dejando dudas al día de hoy.

¿Puede México llegar a ese anhelado quinto partido? Depende…Sí, depende y me voy a explicar. Aunque hay talento individual en cada jugador de la base del equipo nacional, no hablamos de que sean en su mayoría individualidades que ganen por si solos partidos; el fútbol mexicano ha demostrado que pesa más entrando al juego de conjunto que dependiendo de nuestras “grandes” individualidades. Seamos claros, no tenemos a ningún Messi, con todo respeto para nuestra delantera, tampoco tenemos a un Manuel Neuer en la portería, pero México tiene jugadores técnicos, de buena preparación física, que acoplándose a un buen juego de conjunto, puede meter en problemas a equipos llenos de nombres, solo basta recordar Brasil 2014.

Y ahí es donde llega el gran detalle, pues actualmente carecemos de un buen juego de conjunto. Jugando a la “Osorio”, con jugadores fuera de su posición, es algo parecido a jugar sin titulares, de entrada ya estas dando ventaja al rival. Creo que lo que México pinte para el mundial se va a ver en los próximos 4 partidos que quedan… si dios quiere, perdon, si Osorio quiere. Si insiste en que en 4 partidos los jugadores aprendan a jugar en donde no es suposición, no servirá de nada…. Desgraciadamente creo que es lo que va a suceder. Puede que Osorio ya tenga su 11 titular, puede que no, puede que ese 11 titular lo intuya todo el mundo, pero intuyo que no es así para el señor Osorio. No sé si Osorio está “escondiendo” sus cartas para dar una sorpresa en el mundial o si sólo es así de “excéntrico”. Si es lo primero, vamos a ver lo mismo excepto en los dos últimos partidos de preparación. Si es el “excéntrico” que ha demostrado ser hoy, ya “valimos”. Yo pienso que como ha mostrado ser, así será también en la justa mundialista, se seguirá “experimentando”.

Embed from Getty Images

Yo sé que la hipótesis del Osorio que esconde sus cartas la quisiéramos muchos, pero no creo que sea ese tipo de Osorio el que tenemos en realidad. Espero estar equivocado. Ya es tarde para cambiar de técnico, sería incluso peor, y no hay ningún indicio de que eso pase. A Osorio se le olvida que dirige una selección nacional y no un club de academia de fútbol donde puede hacer todo eso que quiere hacer. Pero en la selección no te sobran partidos, más bien te faltan partidos, no te sobran entrenamientos, más bien te faltan entrenamientos por hacer. Pienso que el partido contra Alemania es como una final para nuestras aspiraciones, pero lo más lógico es pensar que se va a disputar un segundo lugar con Suecia por el boleto a octavos de final.

Y de verás que el maldito sorteo parece que se empeño en ponérnosla difícil, pues mientras otros equipos la tienen más pareja, aquí acabar en segundo nos lleva contar el primer del grupo E, Brasil, ya que sería un milagro que Serbia o Suiza hicieran lo mismo que nos gustaría hacer con Alemania. Desgraciadamente este mundial no nos tocó a modo y nos tocó bailar con la más fea. Soy de los que nada espera de la selección en un mundial, pues desde el 94 me ha tocado decepcionarme cada 4 años, pero eso no quita que también sueñe con que me cierren la boca y den la campanada que se necesita…espero este sea ese mundial.

Comentarios

Escritor, traductor e historiador. ¡El Peluca sabeee!

FOLLOW @ INSTAGRAM